Lisboa: MAAT

por Lady Press

Un viaje, un olor.

Las ciudades precedidas de puentes memorables llevan implícitas la emoción del descubrimiento, no importa cuántas veces hayan sido visitadas. Es lo que sucede con Lisboa, paradigma inagotable de la atlanticidad. Lisboa es hipnótica y rebelde, acogedora e inmensa, bohemia y comerciante, gastronómica, cultural y musical. Más antigua que Roma, la capital más occidental de la Europa continental es distinta cada vez que se visita, porque desde sus siete colinas, avista y recibe lo que sucede en el prodigioso Atlántico, catalizando lo último y lo mejor de ambos lados del océano.

En la ciudad de José Saramago, Luis de Camoes y sobre todo de Fernando Pessoa -el artista múltiple protagonista de “Todo arte es una forma de literatura”, la exposición en la que el Museo Reina Sofía indaga en la relación central que el autor de Libro del Desasosiego mantuvo con las vanguardias lusas, en cartelera hasta el 7 de mayo-, hay un nuevo destino de visita obligada: el Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología.

El MAAT mira, cómo no podía ser de otro modo, al océano y se presenta como una espacio cultural para el debate, el pensamiento crítico y el diálogo internacional a través de exposiciones y proyectos culturales de artistas, arquitectos y pensadores contemporáneos. Inaugurado en octubre de 2016 en el distrito de Belem, el lugar del que los grandes exploradores portugueses partieron, el MAAT es el Guggenheim lisboeta, el nuevo icono cultural de Portugal, una obra en la que continente y contenido se encuentran en perfecto equilibrio. Concebido por la arquitecta británica Amanda Levete, la Galería Oval acoge estos días una impresionante instalación audiovisual del pionero del arte sonoro Bill Fontana en la que recrea el sonido del Puente del 25 de Abril sobre el Tajo y la ciudad, amplificándolo hasta dotarlo de una dimensión musical. Una experiencia inmersiva tan magnética como la ciudad.

PD. El atardecer pondrá el broche de oro a la experiencia, que invitamos a continuar en Os Gazeteiros, el diminuto restaurante en Alfama del chef David Eyguesier.

Anuncios