De ‘lingerie’ por Madrid

por Lady Press Agency

Ya pasó San Valentín pero yo sigo con la cabeza en Claudio Coello (esquina Ortega y Gasset)…

El acto de regalar lencería lleva siempre adosado un mensaje subliminal. En mi opinión, que te regalen lencería sólo puede decir dos cosas:

1. Eres preciosa baby, y me derrito por tus huesos.
2. Te quiero como eres pero te preferiría así.

La disquisición quedará debidamente resuelta en apenas unos pocos metros de asfalto, en el corazón del barrio de Salamanca de Madrid, donde se suceden sin grandes aspavientos y mucha naturalidad (a eso llamo yo sofisticación) Agent Provocateur, La Perla, Eres, Audabe, Wolford y la imperdible Lily Blossom, con descuentos de hasta el 70 por ciento -hasta el 28 de febrero- y revelaciones como esta.

lascivious1

lascivious Credit: Lascivious.

El medio es el mensaje, oui!

Anuncios